Nuevo enfoque para Alimentos por Acciones.

El Departamento de Alimentos por Acciones del Viceministerio de Seguridad Alimentaria y Nutricional (VISAN) es el encargado de entregar alimentos como incentivo por la realización de trabajos comunitarios orientados a la protección ambiental de los recursos naturales y al desarrollo social. Sin embargo, para 2020 se ha reorientado para atender únicamente proyectos productivos como huertos familiares, aboneras, plantas agroforestales, conservación de suelos, sistemas de abastecimiento de agua y protección de fuentes de agua, entre otros. Esto con el objetivo que las familia afectadas por coronavirus COVID-19, tengan disponibilidad de hortalizas, plantas nativas y granos básicos.

La reestructuración del programa establece que en cada proyecto aprobado podrán ser beneficiadas 250 familias. Mientras que los criterios de selección contemplan la vulnerabilidad nutricional, área geográfica del corredor seco, la evaluación de seguridad alimentaria del Programa Mundial de Alimentos por emergencia 2019 y los municipios con afectación del COVID-19.

En fomento de la transparencia, se han estandarizado procesos para la recepción de expedientes mediante una guía de intervenciones, que abarca los procesos de verificación y entrega. El primer paso es que los Consejos Comunitarios de Desarrollo (COCODES) realicen la solicitud con el nombre del proyecto a implementar y el listado de beneficiarios. Seguidamente, VISAN verifica que los proyectos sean factibles y convalida los listados con el Registro Nacional de Personas (RENAP) para descartar personas fallecidas y duplicidades.

Para 2020 el departamento de Alimentos por Acciones tiene previstas 66 mil 500 raciones para distribuir en todo el país. En la actualidad, se encuentran en fase de verificación de proyectos 122 solicitudes en 25 municipios de 13 departamentos.

“Este es un Programa que por su estructura legal, permite apoyar ágilmente a familias en vulnerabilidad alimentaria. Por eso lo ponemos a disposición de los guatemaltecos en todo el país. La intención es que con el nuevo enfoque las familias se dediquen a producir sus alimentos y como incentivo reciban una ración alimentaria que permita incluso generar pequeñas reservas para tiempos difíciles como el que atraviesa Guatemala con el COVID-19. Esto representa un doble beneficio”, manifestó el Viceministro Eduardo Rodas.

Las raciones que se entregarán en 2020 contienen: 30 libras de frijol, 20 libras de arroz, 25 libras de harina de maíz nixtamalizada, 2 botellas de aceite vegetal de 800 ml, 3 kilos de avena en hojuelas y 5 bolsas de atol de maíz y soya fortificada.  La nueva visión del MAGA permitirá reducir la inseguridad alimentaria mediante la agricultura familiar con el acompañamiento técnico del personal de la cartera que a diario trabaja en el campo.