MAGA vigila condición sanitaria de ganado bovino

En seguimiento al Programa Oficial de Trazabilidad Bovina, el Ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA), José Ángel López junto al Viceministro de Sanidad Agropecuaria y Regulaciones (VISAR) Hugo Cabrera ha visitado dos fincas de ganado bovino en la aldea El Colorado, San José Pinula para otorgar certificados de producciones libres de brucelosis y tuberculosis y colocar aretes de identificación bovina.

El proceso busca registrar los datos que identifican a los ejemplares como: finca de origen, raza, sexo, alimentación, historial epidemiológico y veterinario para la comercialización del ganado en pie, cárnicos y lácteos.

“Con estas medidas sanitarias y de vigilancia epidemiológica fortalecemos el cumplimiento de las normativas internacionales para exportar ganado bovino sano, regularizado y de alta calidad”, ha dicho el titular del MAGA, José Ángel López.

En lo que va del año,  el Sistema Nacional de Trazabilidad Pecuaria de Guatemala, a cargo de la Dirección de Sanidad Animal del VISAR, ha registrado 275 productores y 358 fincas para el total de 23 mil 555 bovinos trazados y areteados.

La trazabilidad y vigilancia epidemiológica contribuye a la seguridad alimentaria, previenen y controlan las enfermedades bovinas, además de fomentar la competitividad del sector ganadero guatemalteco.

Al respecto, el Viceministro Hugo Cabrera asegura que “estas acciones incrementan la eficacia de los servicios puestos a disposición del sector pecuario y permiten establecer un registro confiable de los desplazamientos de los animales, sus productos y subproductos, así como los medios de transporte utilizados para la movilización”.

El MAGA cuenta con una red de laboratorios de sanidad animal en Petén, Quetzaltenango, Escuintla y en el kilómetro 22 de la ruta al Pacífico, los cuales poseen instalaciones adecuadas y personal capacitado para analizar hasta 200 pruebas diarias.

Con la implementación de estas medidas sanitarias y de vigilancia epidemiológica el MAGA fortalece el cumplimiento de las normativas internacionales para exportar ganado bovino y ofrece a los socios comerciales la certeza que el ganado guatemalteco es sinónimo de confianza.