Estado de emergencia fitosanitaria refuerza combate a la langosta

Las brigadas de fumigación y vigilancia epidemiológica contra un brote de langosta voladora continuó sus acciones en campo. Este viernes se trabajó en el cerro Las Víboras, aldea Horcones, Atescatempa, Jutiapa. Todo el trabajo es supervisado por el ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación, José Ángel López.

Los técnicos trabajaron en la desinfección y vigilancia estricta de un área de 345 hectáreas con pastizales y cultivos de frijol. Para las labores se utilizaron 3 drones y un sistema de navegación y geoposicionamiento de alta precisión para prevenir que el insecto se convierta en amenaza para los cultivos de la región.

Dentro de las acciones frontales para el combate del insecto, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA), declaró ESTADO DE EMERGENCIA FITOSANITARIA en todo el territorio guatemalteco.

El Acuerdo Ministerial No.127-2020 publicado este 24 de julio en el Diario de Centroamérica, establece la creación de una Comisión Específica integrada por funcionarios del MAGA, quienes definirán los lineamientos generales de trabajo. Esta comisión deberá además, establecer las acciones de emergencia y el Plan de Contingencia Fitosanitaria.

El titular de la cartera agrícola indicó que las medidas en Jutiapa, al igual que las realizadas en Petén, buscan evitar que el insecto se disperse en todo el país y dañe la producción agrícola nacional y cuentan con el respaldado del Presidente de la República, Alejandro Giammattei.

“Por el momento no existen daños en las plantaciones de estos dos departamentos, ni reporte de brotes en otras regiones del país, sin embargo hemos fortalecido las medidas fitosanitarias para reducir todo tipo de riesgo”, añadió el ministro.

El director de Sanidad Vegetal del Viceministerio de Sanidad Agropecuaria y Regulaciones, Jorge Gómez, informó que la próxima semana realizarán una nueva jornada de aspersión terrestre con Cipermetrina para fortalecer los mecanismos de vigilancia epidemiológica y respuesta inmediata.

El acuerdo de emergencia fitosanitaria, se mantendrá hasta que se logré establecer que el insecto no representa una amenaza para la seguridad alimentaria de la población guatemalteca.